Quienes somos   |   Que es la A.R.?   |  Preguntas Frecuentes   |   Donaciones  |  Testimonios   |  Medicamentos   |  Actividades   |  Talleres   |  Links  |   Contactenos

                  

  Misión  .  Comisión Directiva  .  A.M.A.R. en el Interior  

 

Preguntas Frecuentes
 
 

1. ¿Cuáles son los Síntomas y/o Signos de Advertencia de la Artritis?
2.
¿Cuáles son las Causas de la Artritis?
3.
¿Existe una cura para la artritis?
4.
¿Cómo se previene la artritis?
5.
¿Qué médico debo de consultar?
6.
¿Qué es la inflamación?
7.
¿Qué es el sistema inmunológico?
8.
¿La artritis se hereda?
9.
¿Los cambios en clima influyen mi artritis?

 


1. ¿Cuáles son los Síntomas y/o Signos de Advertencia de la Artritis?

• Los síntomas o signos de advertencia de la artritis más comunes que se manifiestan en las articulaciones o en la zona que las rodean son cuatro. Si tiene alguno de estos síntomas, y especialmente si persisten durante más de dos semanas o un período más prolongado, es importante que consulte a un médico.

Los síntomas son:

• Dolor
• Rigidez
• Hinchazón (a veces)
• Dificultad para mover una articulación

Otros tipos de síntomas pueden variar según los distintos tipos de artritis.

El diagnóstico y el tratamiento precoces pueden prevenir limitar el daño a las articulaciones afectadas por la artritis.



2. ¿Cuáles son las Causas de la Artritis?

Dado que existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, probablemente existan diversas causas. Las causas de la mayoría de los tipos de artritis son desconocidas.
Es imposible prevenir ciertos factores que aumentan el riesgo de desarrollar artritis. Dichos factores incluyen:
Material genético que se hereda de los padres
Un defecto en el sistema inmunológico, que normalmente protege al organismo contra la invasión de bacterias y virus. En algunos casos, es posible que el sistema no responda de manera adecuada a la infección y, en cambio, ataque a los tejidos propios del cuerpo.

Otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar artritis pueden incluir:

• Un defecto en el cartílago o en la unión de las articulaciones.
• Lesión o traumatismo en una articulación.
• Una bacteria, un hongo o un virus que puede infectar las articulaciones.


Algunos factores que aumentan el riesgo de ciertos tipos de artritis se pueden modificar; éstos incluyen:

Obesidad
• Las personas con exceso de peso presentan una mayor frecuencia de osteoartritis (OA), especialmente en las rodillas.
• Los hombres con exceso de peso también están expuestos a un riesgo mayor de desarrollar gota.

Debilidad muscular
• Los músculos débiles no sostienen a las articulaciones de manera adecuada.
• Si los músculos que rodean a las articulaciones son fuertes - especialmente los de las rodillas - el riesgo de desgaste de la articulación es menor y se puede prevenir la lesión.

Movimientos repetitivos
• Algunos movimientos que se realizan repetidamente durante un período de tiempo prolongado pueden dañar u ocasionar lesión en la articulación.




3. ¿Existe una cura para la artritis?

La Cura

En algunos casos, cuando la artritis es causada por una infección, la enfermedad se puede curar al detener la infección. A continuación se mencionan las infecciones que pueden causar artritis:

• Enfermedad de Lyme
• Infecciones por Staphylococcus
• Tuberculosis
• Gonorrea

Actualmente, la mayoría de los tipos de artritis no se pueden curar, pero se pueden realizar tratamientos eficaces para reducir el dolor y la discapacidad.



4. ¿Cómo se previene la artritis?

La Prevención

Se ha comprobado que se puede reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de artritis.
Mantener un peso corporal adecuado o bajar de peso, si se trata de una persona con exceso de peso, puede reducir el riesgo de desarrollar osteoartritis en las rodillas y, posiblemente, en las caderas.
En el caso de los hombres, se debe evitar el aumento excesivo de peso durante los primeros años de la edad adulta para reducir el riesgo de desarrollar gota.

El tratamiento precoz de la infección de garganta causada por estreptococos ayuda a prevenir el desarrollo de fiebre reumática (una enfermedad que puede producirse como respuesta a la bacteria estreptocóccica).
Evitar las picaduras de garrapatas y recurrir al tratamiento precoz en caso de erupción cutánea puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Lyme.


A continuación se enumeran los pasos que se pueden seguir para reducir el riesgo de contraer ciertos tipos de artritis o disminuir la discapacidad si ya padece de artritis:

• Evite lesiones en las articulaciones.
• Evite realizar movimientos repetitivos que pudieran dañar u ocasionar lesión en las articulaciones.
• Manténgase en el peso corporal recomendado o pierda peso si está excedido.
• Fortalezca los músculos que rodean las articulaciones, especialmente los de la rodilla; esto permite reducir el riesgo de desgaste de la articulación y prevenir lesiones.




5. ¿Qué médico debo de consultar?

El Médico

Es posible que el médico que lo atiende habitualmente pueda diagnosticar y tratar muchos tipos comunes de artritis.
El médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis es el reumatólogo.
Los reumatólogos se especializan en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis y las enfermedades que comprometen las articulaciones, los músculos y los huesos.
Los reumatólogos que se especializan en el tratamiento de niños con artritis y enfermedades relacionadas son reumatólogos pediatras.
Para ser reumatólogo certificado se debe completar una capacitación especializada y aprobar un examen especial.

Otros tipos de médicos y profesionales de la salud que pueden ayudar durante el tratamiento son:

• Médico de atención primaria
• Cirujano ortopédico
• Oftalmólogo u optometrista (médico de la vista)
• Ayudante médico
• Fisioterapeuta / terapista ocupacional
• Enfermeras

Es importante que trabaje con su médico y demás integrantes de su equipo de profesionales de la salud. Debe participar activamente en el cuidado de su artritis.
La Asociación Civil A.M.A.R puede proporcionarle una lista de médicos especializados o de médicos que tienen especial interés en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis.



6. ¿Qué es la inflamación?

La palabra inflamación deriva del latín inflammare, que significa encender fuego.
La inflamación es la respuesta del sistema inmunológico a invasores extraños tales como virus y bacterias. Como respuesta a la infección o la lesión, diversas clases de glóbulos blancos se transportan por el torrente sanguíneo hasta el lugar de la infección y solicitan más glóbulos blancos. La inflamación suele ceder cuando la amenaza de infección o lesión desaparece. 

Por ejemplo, cuando una persona se corta o tiene gripe, la inflamación se usa para matar la bacteria o el virus que invade el cuerpo.

La inflamación puede producir:

• Dolor
• Enrojecimiento
• Rigidez o pérdida de la movilidad
• Hinchazón
• Calor


En algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoidea, el sistema inmunológico confunde a los tejidos propios del cuerpo con tejidos extraños y responde con la inflamación. 

La inflamación no se puede controlar, lo que trae como consecuencia un mayor daño de los tejidos. Sin el tratamiento adecuado, esto puede resultar en un ciclo destructivo de inflamación y daño. 
 

El daño causado por la inflamación puede cambiar los huesos y otros tejidos de las articulaciones al:

• Afectar la forma de los mismos
• Ocasionar dolor y dificultad al hacer movimientos.





7. ¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada, su cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. Estos cuerpos extraños se llaman antígenos.

La inflamación es la respuesta del sistema inmunológico a los antígenos. Como respuesta a la infección o la lesión, diversas clases de glóbulos blancos se transportan por el torrente sanguíneo hasta el lugar de la infección y solicitan más glóbulos blancos. Cuando la amenaza desaparece, la inflamación cede.

Por ejemplo, cuando una persona se corta o tiene gripe, la inflamación se usa para matar la bacteria o el virus que invade el cuerpo.

En las personas que gozan de buena salud, el sistema inmunológico puede distinguir entre los tejidos propios del cuerpo y los extraños que lo invaden, tales como virus y bacterias. En algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoidea, el sistema inmunológico no funciona correctamente.


Cuando esto ocurre, el sistema inmunológico:

• No identifica la diferencia entre los tejidos propios del cuerpo y los agentes que lo invaden tales como las bacterias y los virus.
• Produce, por error, inflamación en contra de tejidos o partes del cuerpo normales, tales como las articulaciones, como si éstos fueran agentes extraños que lo invaden.
• Se desconocen las razones por las que el sistema inmunológico no funciona correctamente.
• Las enfermedades que se desarrollan cuando el sistema inmunológico no funciona correctamente se denominan enfermedades autoinmunes.





8. ¿La artritis se hereda?

Herencia son los factores genéticos que se heredan de los padres. La herencia juega un papel importante en algunos tipos de artritis pero no es el único factor desencadenante en la mayoría de los casos de tipos comunes de artritis y enfermedades relacionadas (incluyendo la osteoartritis y la artritis reumatoidea).

Otros factores, tales como el estilo de vida y los acontecimientos que se suceden durante su vida, también pueden determinar el desarrollo o no de la artritis.

Los científicos han identificado algunos marcadores genéticos para ciertos tipos de artritis.
Los marcadores genéticos pueden indicar un mayor riesgo de desarrollar algunos tipos de artritis, lo cual no significa necesariamente que usted desarrollará la artritis.





9. ¿Los cambios en clima influyen mi artritis?

El Clima

Las condiciones climáticas no son una causa de la artritis, pero pueden influir en cómo se siente el paciente. El clima no hace que la enfermedad mejore o empeore.

Algunos factores climáticos capaces de aumentar el dolor o la rigidez son: el clima frío, la humedad de la lluvia o la nieve, un descenso de la presión barométrica y un aumento de la humedad justo antes de una tormenta.

Algunas personas experimentan una mejoría en los síntomas de la artritis en zonas cálidas y secas.

Antes de mudarse a una zona de clima diferente, hable con su médico e intente realizar visitas cortas al lugar en las distintas estaciones del año para ver cómo se siente.


Aspectos emocionales

Los efectos emocionales de la artritis varían de una persona a otra. Algunas personas pueden sobrellevar dichos efectos mejor que otras.
Las reacciones normales frente a la artritis pueden incluir diversas emociones.

Por ejemplo:

• Enojo
• Negación
• Depresión
• Vergüenza
• Miedo
• Frustración
• Impotencia
• Irritabilidad
• Resentimiento
• Tristeza
• Shock
• Preocupación


Usted puede hacer cosas positivas para controlar la artritis. Algunas sugerencias son:
• Aprenda tanto como pueda sobre el tipo de artritis que padece y el programa de tratamiento.
• Aprenda a romper el ciclo de dolor/estrés/depresión. Su médico o consejero capacitado podrán ayudarle.
• Eduque a los demás sobre la artritis, cómo le afecta y el tratamiento de la enfermedad.
• Aprenda a ser flexible planificando actividades alternativas o modificando los horarios si siente dolor o fatiga.
• Establezca prioridades y realice las actividades cotidianas de manera que no le fatiguen.
• Canalice sus sentimientos negativos con acciones positivas, ejercicios, con un diario, meditando, orando o realizando acciones de voluntariado.
• Comparta sus sentimientos, miedos y dudas con su médico, familiares y amigos.
• Reconozca lo que excede sus posibilidades.
• Céntrese en lo que puede hacer y lo que puede cambiar.


Sexo/Intimidad

• Los problemas ocasionados por la artritis a veces afectan la función sexual y la capacidad de disfrutar del sexo. Estos problemas pueden ser el dolor y los efectos físicos de la enfermedad, los efectos colaterales de los medicación, reacciones emocionales o problemas con los familiares.
• La artritis puede ocasionar cambios en las articulaciones y el aspecto del cuerpo. También puede hacer que la persona experimente rigidez, dolor o cansancio. Estos cambios pueden hacer que la persona se sienta extraña o con menos apetencia sexual.
• Algunos pueden sentir que no son deseados y desarrollar sentimientos negativos sobre la propia imagen, depresión, ansiedad o hasta temor al rechazo.
• Las personas con artritis pueden tener relaciones sexuales satisfactorias.
• Una planificación adecuada y el compartir los sentimientos con su pareja pueden permitirle disfrutar más de sus relaciones sexuales.
Estas dificultades y los sentimientos negativos se pueden superar y podrá así mantener un sano interés en todos los aspectos de la vida. A continuación se presentan algunas sugerencias:
• Aprenda cómo es el proceso de la enfermedad. Cuanto más sepa, mejor preparado estará para sobrellevar los cambios y las limitaciones que perciba.
• Cuídese a usted mismo: los ejercicios diarios, una higiene cuidadosa y hasta la indumentaria adecuada lo ayudarán a sobrellevar la afección.
• No acepte estereotipos. El hecho de tener artritis no significa que no tenga interés en la intimidad.
• La comunicación puede ser la clave para la intimidad:
o Hable sobre sus necesidades de intimidad.
o Averigüe cómo se siente su pareja.
o Hágale saber a su pareja lo que a usted le agrada. El consuelo y apoyo pueden dar lugar a un nuevo entendimiento y mayor alegría.
Embarazo
• El embarazo afecta a cada mujer con artritis de manera diferente. La artritis puede afectar al embarazo en cualquier etapa, desde la concepción hasta las semanas posteriores al nacimiento. La predicción de la evolución del embarazo (mucho menos la evolución de una enfermedad variable durante el embarazo) es imposible. La preocupación más importante es mantener el mejor estado de salud de la madre y el bebé.
• El hecho de tener artritis no significa que no pueda quedar embarazada. Algunas personas se preguntan si el bebé heredará la artritis. Las causas de la mayoría de las formas de artritis se desconocen. Algunas formas tienden a transmitirse en la familia. Aunque existe un vínculo genético en ciertas formas de artritis, la herencia nunca es el único factor que determina si una persona desarrollará artritis. Los factores ambientales, como los virus, también pueden intervenir en el desarrollo de la enfermedad.
• Antes de quedar embarazada, debe tratar de tener su artritis bajo el máximo control posible Esto le ayudará durante y después del embarazo. Debe visitar al médico que la trata por la artritis al igual que al obstetra y posiblemente desee consultar a otros miembros del equipo de profesionales de la salud.
• Algunas mujeres pueden experimentar problemas de fertilidad no asociados a la artritis. Se calcula que una de cada cinco parejas tiene dificultades para concebir, independientemente de cualquier problema de salud conocido. En el caso de la amplia mayoría de las personas con artritis, las probabilidades posiblemente no sean peores.
• Si la fertilidad es un problema, es probable que se deba a los fármacos, antes que a la enfermedad en sí. El fármaco de mayor impacto es la ciclofosfamida (Cytoxan), un inmunosupresor que se administra en casos de enfermedades autoinmunes, incluyendo el lupus con complicaciones por enfermedad del sistema nervioso o enfermedad renal. El Cytoxan puede provocar insuficiencia ovárica, lo que hace que la mujer no sea fértil. Sin embargo, investigaciones recientes demuestran que un fármaco hormonal, leuprolida (Lupron), puede contribuir a reducir el riesgo de esterilidad en mujeres que toman Cytoxan.
• El mejor momento para hablar con su médico sobre vitaminas y suplementos prenatales de ácido fólico (sustancia que contribuye a reducir el riesgo de ciertos defectos congénitos) es antes de quedar embarazada.
• Algunos medicamentos pueden afectar al feto desde los primeros escasos días de gestación. Los efectos de ciertos fármacos pueden permanecer en el cuerpo durante un período de tiempo después de haberlos tomado, de modo que debe trabajar con su médico para disminuir los medicamentos nocivos o para cambiarlos por otros menos riesgosos al menos durante algunos meses antes de intentar quedar embarazada. Además, asegúrese de consultar a su médico sobre si debe o no amamantar a su bebé en caso de estar tomando algún medicamento.
Artritis Reumatoidea
• Los síntomas de la artritis reumatoidea pueden mejorar durante el embarazo. Aproximadamente el 70 por ciento de las mujeres con AR experimentan una mejoría en los síntomas durante el comienzo del segundo trimestre y se extiende a lo largo de unas seis semanas después del parto.
Lupus
• El lupus puede mantenerse igual, mejorar o presentar períodos de exacerbación. Las mujeres con lupus tienen mayores probabilidades de sufrir un aborto espontáneo, ya sea en la primera o en la última etapa del embarazo. No olvide consultar a su médico si desea quedar embarazada. Es posible que el médico deba hacer ciertos análisis para detectar algunos anticuerpos (por ejemplo, anticuerpo antifosfolipídico) que pueden aumentar la posibilidad de aborto espontáneo. Con una planificación cuidadosa, muchas mujeres con lupus pueden tener embarazos normales y bebés sanos.
• Actualmente, la investigación sobre cómo la esclerodermia y otros tipos de artritis afectan al embarazo no es concluyente.

 



Once Pasos para Limitar el Impacto de la Artritis


1. No ignore el dolor de las articulaciones. Los estudios muestran que el daño a las articulaciones ocurre en etapas tempranas en algunas formas de artritis, frecuentemente en los primeros dos años. Consejo : Si tiene dolor en las coyunturas que dura por más de dos semanas, acuda a su médico.

2. Obtenga un diagnóstico específico. Es importante obtener un diagnóstico específico de su doctor, dado que existen más de cien formas de artritis y cada una con tratamiento distinto. Consejo : Sepa qué tipo de artritis tiene, trabaje con su doctor en un tratamiento extensivo.

3. Pierda el exceso de peso. Mientras más pese, mas tensión pondrá en sus articulaciones, especialmente las rodillas, caderas, espalda y pies. Los estudios han demostrado que una pérdida de peso de sólo 11 libras en una mujer de estatura media disminuye el riesgo de desarrollar osteoartritis de la rodilla en un 50%. Consejo : Si tiene sobrepeso, perder sólo unas 11 libras puede reducir el dolor en las articulaciones y prevenir algunas formas de artritis.

4. Esté activo. El ejercicio regular protege las articulaciones al fortalecer los músculos que las rodean. Una actividad física de tan sólo 30 minutos o más la mayoría de los días de la semana, puede disminuir el dolor, aumentar el alcance del movimiento y reducir la fatiga. Consejo : Haga una actividad física de 30 minutos al día en alguna actividad que disfrute, como caminar, nadar o trabajar en el jardín.

5. Mantenga una dieta saludable. Para gozar de una salud óptima, es importante alimentarse con una dieta saludable y balanceada. Las investigaciones recientes señalan la importancia de la vitamina C y otros antioxidantes en reducir el riesgo de padecer osteoartritis. Consejo : Si desea un alimento entre comidas, tómese una naranja o un vaso de jugo de naranja lleno de sustancias antioxidantes.

6. Piense en grande. Para proteger sus articulaciones, siempre use la articulación más grande y fuerte posible para completar la labor. Mientras más grande sea la superficie que tenga para distribuir el peso, mejor. Consejo : Cuando cargue cosas grandes, use sus brazos en vez de sus manos y llévelos cerca de usted para reducir el riesgo de lesiones.

7. Póngase listo. Practicar deportes ofrece una miríada de beneficios, pero también existe el peligro de una lesión seria, lo cual puede conducir a la osteoartritis. Consejo : Protéjase haciendo un calentamiento apropiado y variando el uso de grupos musculares. Lleve protectores o abrazaderas para aliviar la tensión en las articulaciones y reducir el riesgo de lesiones. Considere actividades de bajo impacto como ciclismo o natación que ofrecen beneficios en cuanto a quemar calorías sin añadir tensión en las articulaciones.

8. Modifique sus tareas laborales. Se ha demostrado que el movimiento repetitivo aumenta el riesgo de desarrollar artritis. Consejo : Planifique su día para que pueda alternar tareas diversas y evitar usar las mismas articulaciones repetidamente. Si su trabajo consiste en sentarse todo el día, tome descansos frecuentes para levantarse y estirar articulaciones rígidas y músculos adoloridos.

9. Relájese. ¡Sea bueno con usted mismo!. La tensión comúnmente dispara el dolor articular y la fatiga. Consejo : Consiéntase con un masaje o baño caliente. Se ha demostrado que ambos pueden aliviar la tensión muscular y el dolor en las articulaciones. Encuentre tiempo para hacer las cosas que disfruta, porque una mejor salud emocional a menudo se equipara con una mejor salud física.

10. Deje de fumar. Fumar puede reducir la masa muscular, conducente a la osteoporosis y a un mayor riesgo de fracturas. Fumar también puede aumentar el riesgo de complicaciones de diversas formas de artritis y puede prolongar el tiempo de recuperación después de intervenciones quirúrgicas. Consejo : Deje el hábito de fumar y mantenga su cuerpo fuerte y sano.

11. Mantenga el control. Incluso el paso más pequeño puede hacer una gran diferencia en prevenir o limitar el impacto de la artritis. Consejo : Para mayor información sobre las medidas que puede tomar, contacte a la Asociación Civil A.M.A.R en el siguiente T.E. 54 (011) - 4601-6246 - 4687-9118 o por medio de info@artritisreumatoidea.org

 

 

www.artritisreumatoidea.org